Gintama

Wow, wow, wow, wow, wow, wow, wow, bad communication

Ni en un millón de años hubiera imaginado hacer una reseña de este manga para esta web y mucho menos verlo regresar a nuestro país tras convertirse en uno de los más estrepitosos fracasos editoriales de una editorial en nuestro país. ¿Pero qué es lo que hace a Gintama tan especial? ¿Por qué a pesar de contar con legiones de fans, esta se pegó tal batacazo? Y lo más importante… ¿Merece la pena Gintama? ¿Está a la altura de todo lo que se rumorea de ella? Pues eso es lo que voy a tratar de explicaros en esta reseña donde ya os aviso que me voy a explayar de lo lindo. 

Esta historia, nos lleva a un curioso “¿Qué hubiera pasado si…?”, donde el mangaka Hideaki Sorachi nos conduce al periodo Edo, la época de máximo esplendor de Japón, cuando había comenzado a abrirse a occidente y a la introducción de grandes e importantes avances tecnológicos gracias a la llegada de los occidentales a través de un acontecimiento conocido como la llegada de los barcos negros. Pero… ¿qué hubiera pasado si en lugar de naves venidas desde América hubieran llegado desde el espacio exterior? Pues esta locura es lo que nos plantea esta obra, la cual sigue los pasos de Sakata Gintoki, un antiguo y habilidoso samurái quien ahora vive como un bueno para nada, montando su propia agencia de yorozuya, algo así como “chicos para todo”, donde nuestro protagonista acepta toda clase de peculiares encargos. Al plantel de esta curiosa agencia, se le unirán Shinpachi Shimura, un joven gafotas con gran desprecio por los Amantos (los aliens que han ocupado la tierra y sometido a la población) y quien pretende seguir los pasos de los samuráis de antaño, Kagura, una joven Amanto con una fuerza sobrehumana y su mascota Sadaharu, siendo este un enorme perro de pelaje blanco. Un singular equipo que deberá resolver toda clase de peticiones que nos darán grandes batallas, grandes referencias a la cultura japonesa y sobretodo… muchas, muchas, pero muchas risas.

Bajo esta premisa, estoy seguro que muchos de vosotros habéis calificado Gintama como una simple serie de humor en un extraño crossover entre samuráis y extraterrestres, pero creedme, eso no es más que la superficie de lo que este genial autor tiene para ofrecernos. Ya que por extraño que parezca, os puedo asegurar que este autor ha sido para mí uno de los más completos que he encontrado en mi vida, haciéndome pasar por un increíble arco emocional que iba desde la carcajada más sonora hasta el llanto más desconsolado, siendo muy pocos los mangakas que, hasta la fecha, han conseguido conmigo llegar a tocar ambos extremos de este peculiar medidor sentimental. ¿Pero cómo lo consigue?

Lo primero de todo y como suele ser habitual, es pensar en sus personajes, quien, a pesar de estar basados en importantes figuras históricas de la época, son carne de cañón para cualquier clase de chiste, broma u ocurrencia que surja tras una disparatada trama. Por qué os puedo asegurar, que da igual el tipo de encargo al que sometan a nuestro equipo, siempre la situación va a dar un giro inesperado hacia la comedia, lugar donde Sorachi, se mueve como pez en el agua, pasando desde el humor más gráfico y absurdo hasta la meta referencia de toda clase de elementos de la cultura pop japonesa, animes, mangas, videojuegos, política, entretenimiento, nada ha escapado de la parodia o los millares de referencias que esta serie alberga. Un hecho que fue en parte el motivo por el cual la serie no triunfo cuando Glenat la trajo halla por el año 2007, sumándole al hecho que el anime no estaba tan consolidado como lo está a día de hoy a pesar de que su emisión finalizara en 2018.

Pero dejemos la comedia absurda y los problemas de localización y edición, para centrarnos en el segundo de los tres pilares que convierten a esta serie en poesía, los combates. ¿Qué? ¿Acaso esperabais que una serie que va de samuráis no tuviera grandes duelos de esgrima japonesa? Pues creedme cuando os digo que Gintama no tendría nada que envidiarle a la mismísima Espada del inmortal o Rurouni Kenshin entre otras grandes del género. Porque sin duda, esta historia no teme romper el molde de la comedia en la que esta habitualmente encapsulada para ofrecernos un espectáculo de esgrima japonesa sublime y que te hace pensar constantemente “¿este es el mismo pavo que hace un momento estaba haciendo una escultura de nieve en forma de po*Buzzzzz Zasss chaaan*? Perdonad por esta interferencia, pero me acaban de confirman que no es una polla, sino un cañón Neo Armstrong Cyclone Jet Armstrong, obviamente. Aunque si hay algo que de la misma forma el autor consigue de forma magistral es juntar tan bien las referencias históricas de la Japón antigua, con elementos de ciencia ficción, que han conseguido llevar a esta era a una contemporaneidad algo extraña, donde vemos al legendario cuerpo militar del Shinsegumi como agentes de policía municipal o a nuestro protagonista Gintoki comprando la Shonen jump cada semana, como lo haría cualquier hijo de vecino por tierras niponas.

Para culminar el análisis de esta obra de la que me podría pasar horas y horas hablando vayamos con una de las partes que seguramente os halla extrañado. Porque ya lo dice el refrán “quien bien te quiere, te hará llorar” y como está claro que Hideaki Sorachi quiere mucho a sus fans, también os puedo decir que no todas las sagas de Gintama han acabado con una sonora carcajada y una maravillosa cortinilla de cierre de capitulo, ya que también, ha habido desgarradores finales que te hacen sentir una terrible empatía con los protagonistas de estas, ofreciendo momentos donde el honor y la reputación de alguien ha sido irreparablemente dañada, donde la inesperada muerte de un personaje ha afectado a nuestros protagonistas e incluso amores que tristemente no han llegado a consumarse por circunstancias del destino. Amargos momentos que sin duda pasan por tu garganta como una guindilla que te hace moquear y arder los ojos como si hubieras visto el extracto de tu cuenta bancaria una semana antes de la fecha de cobro.

En definitiva, algo que me gustaría decir para acabar la reseña es señalar que, quizás, Gintama no sea una obra para todo el mundo, pero…. Eso fue justo lo que yo pensaba de ella, antes de entrarme de lleno en sus páginas y llegar a las sagas más avanzadas de esta genial historia. Por lo que, ya que Planeta Cómics nos la ha recopilado en esta edición tan genial de 3 tomos en 1, ¿por qué no darle una oportunidad a uno de los mangas más exitosos de la jump? Os garantizo que este es una de los grandes gigantes dormidos del mundo de este mundillo y que cuando despierte, más os conviene estar detrás de los muros de…. Espera… creo que eso era otro sitio.

Ficha técnica

Título originalGintama (銀魂 ―ぎんたま―)
AutoresHideaki Sorachi 
EditorialPlaneta Cómics
Fecha de publicaciónMarzo 2024

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *