Érase una Vez en Jamaica

¡Jah rastafari!

Esa casualidad que suele aparecer entre mis reseñas y mi día a día ha querido que este cómic llegara a mis manos una semana después de ver Bob Marley: One Love de Reinaldo Marcus Green, la cual cuenta con una interpretación genial de Kingsley Ben-Adir pero que, precisamente en esa interpretación, acaban las virtudes de la película. No es una mala producción, en absoluto, pero diversas circunstancias la dejan dentro del saco de biopics que tanto están poblando los cines y que me va a venir de perlas para tenerla como base de comparación (siempre de forma positiva y como elementos compatibles que son) ya que este fragmento de historia político-cultural-musical en viñetas es mucho más rico en matices.

Que os diga que el autor, Loulou Dedola, sea músico y compositor o que tenga un grupo con el que ha ido incluso de gira, o que creciera haciendo versiones del propio Bob Marley, no dejaría de ser importante si conocierais la extensa investigación que llevó a cabo para saber aportar fidelidad y credibilidad a esta historia más de lo que podríamos encontrar en la Wikipedia de turno. El autor francés se entrevistó en el propio país caribeño tanto con políticos como con músicos como con protagonistas de la calle, todos fielmente representados tras el filtro de las declaraciones que obtuvo. Admirador que soy de esa pasión por la veracidad os insto a leer los extras del final antes del propio cómic para saber valorar de forma justa y rica todo el trabajo que hay detrás. Chapó, señor Dedola.

“algunos me imaginan con ropa cosida con hilo de oro… pero yo solo soy un descendiente de esclavos que viene a proclamar la paz»

Al contrario que la cinta de la Paramount, esta historia prescinde del abuso de Robert Nesta Marley, tanto de la persona como del músico pero no le destierra a lo Batman en Gotham Central, ojo. Su halo e influencia son tan tangibles como su presencia física, pero Dedola sabe darle el protagonismo preciso para no opacar la historia que nos importa. El autor de Lyon se centra en los tejemanejes callejeros representados en Claudius Massop, Bucky Marshall, Tony Welch y Tek Life. Jefes territoriales. En su amistad con el icono del reggae y las confrontaciones antes y después del exilio de este último a Londres.

Y aunque la música está presente en todo momento, si echo un poco en falta esa intimidad creativa que sí vemos en la película. Ese valioso momento donde Bob escucha la banda sonora de Exodus de Ernest Gold, por ejemplo. Germen del futuro superventas y que catapultó al reggae a fenómeno mundial tras su lanzamiento en junio de 1977. Aunque quizá hubiese desdibujado en algún punto todo el entramado político en el que se sustenta el cómic. Pero eh hablamos de los amigos de Flow Press y os tienen preparada una lista musical a un solo clic. Otro punto a favor que este humilde enfermo musical agradece enormemente.

“a veces el mensajero tiene que convertirse en el mensaje”

El resumen aquí es básicamente fácil y muy positivo ya que, en palabras del propio autor, el transcurso de la historia y su contexto social hizo que sus personajes vivieran en cierta manera en una especie de western y eso hace que la recreación como historia de ficción (que no es) se mueva cual Marley en el escenario. Y aunque ambos formatos huyen de los claroscuros de la leyenda jamaicana (que tiene muchísimo más inri en la película porque se centra expresamente en él) no considero que sean necesarios aquí. Esta ya es una historia no exenta de drama y lucha y el mensaje global de unión y paz es más que patente. Solo abrid sus páginas y dadle al play para disfrutar porque son tan compatibles que se abrazan en todo momento.

Igual que el trabajo de Luca Ferrara, que aquí se funde con los colores de la bandera jamaicana en todo momento plasmando admirablemente las calles de Kingston y sus guetos, las abundantes selvas y toda una colección de personajes que se entrecruzan continuamente mientras la cultura rastafari y el cuidado trabajo de traducción de Flow Press, idioma criollo jamaicano mediante, os envuelve completamente. Las viñetas finales y el One Love Peace Concert están fielmente representados en todo un despliegue de pura sencillez y grandiosidad.

Lo que aporta Érase una Vez en Jamaica al contexto histórico, y que no os aportará en ningún momento la película, es un extenso y bien estructurado cambio político de un país desde las mismísimas calles. Un paso a paso fácil de seguir que no aburrirá al lector y que tiene a Bob Marley & The Wailers como parte importante del elenco y a su música como banda sonora. Si la música puede cambiar el mundo, este fue un gran ejemplo… lo que vino después ya es otra historia ¡Jah rastafari!

Ficha técnica

Título originalIl Était une Fois en Jamaïque
AutoresLoulou DedolaLuca Ferrara
EditorialFlow Press
Fecha de publicaciónMayo 2024

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *