Black Squaw

«Asdayagoga» significa Corneja Tenaz

Dudo sinceramente si he leído en toda mi vida más de dos cómics sobre aviones. El que siempre me viene a la cabeza, y os recomiendo ya que estamos, es Dreaming Eagles de Garth Ennis (experto en cómics bélicos más allá de meter a Frank Castle en Vietnam) de aviadores negros con toda la lucha en Derechos Civiles que conlleva. Vamos, que admito que no es una de mis pasiones ni temáticas preferidas más allá de saber que el Barón Rojo fue un famoso piloto de caza alemán de la Primera Guerra Mundial… hasta que conocí la figura de Bessie Coleman.

Elizabeth Coleman fue la primera mujer afroamericana y de ascendencia nativa (cherokee más concretamente y para inri de ese país llamado “de las libertades”) que obtuvo una licencia internacional de piloto. Luchó instintivamente desde niña ante lo impuesto y sufrió penurias porque, además, nació en el estado de Texas, donde la denominada supremacía blanca seguía “defendiendo” su estatus, vestidos de subnormales con capucha. Si os interesa mínimamente la historia, seguramente los geniales extras (con fotos reales incluidas) que trae la bonita edición integral de Norma no os sean suficiente. ¡Indagad y descubrid por la red de redes, amiguis!

“¿Qué más da…? ¡Roja o negra, los blancos siempre te despreciarán!”

Como decía, la figura de Bessie Coleman como aviadora incansable, empoderada en los años 20, inconformista y con las ideas muy claras, se transforma aquí en toda una fábula histórica cual Forrest Gump de Robert Zemeckis. Todo un recorrido por las luces y sombras de un país joven y ya corrupto. Unos años 20 llenos de frustraciones sociales, inclemencias raciales donde, si la importancia y la determinación de nuestra protagonista es lo mejor del cómic, el aderezo histórico es igual de atractivo. Sumándole unos flashbacks que asientan ese carácter de Bessie mientras vamos viendo horrorizados la transformación social y política de todo un país.

Nuestra protagonista nos sirve de narradora continua y nos explica con sus vivencias el contexto histórico de un país lleno de frentes abiertos, de corrupción y de supervivencia que no hacen más que enriquecer la historia con muchos géneros juntos y revueltos de la mejor manera posible y siempre manteniendo esa difícil balanza argumental de lo verídico.

Una sensación idéntica que sentí al leer Jazz Maynard, que te deja extasiado y satisfecho por lo bien aprovechado de todos sus ingredientes y de géneros activos. Una labor que se me antoja minuciosa y que me hace difícil expresar con palabras lo que me hace sentir al admirar a autores con esos dotes de escritura. Pasamos del noir con Al Capone y las calles de Chicago a la más pura crítica y exposición social, cual March de Andrew Aydin y John Lewis, o incluso hasta el western más racial gracias a su descendencia india. Todo bajo un manto de aventuras que nos hará volar, literalmente, por mares y océanos mientras amenazadoras ametralladoras persiguen nuestra cola.

Y es por eso que sorprende tan satisfactoriamente este cómic, ya que el uso ficticio de muchos de sus acontecimientos (basado, como he dicho antes, en hechos reales y en un ejercicio de investigación de su dibujante tan instructivo como accidentado que acertadamente podremos disfrutar al final del tomo) es un potaje de demasiados ingredientes que acaba siendo, por encima de todo, una soberbia aventura histórica atrayente y  absorbente donde nuestra protagonista y su poderosa actitud te llevan de la mano en todo momento. Ahora sumadle el dibujo puramente europeo de trazo limpio, delicado y precioso de Alain Henriet y una elección de colores al mismo nivel que hacen que todo sea mejor aún.

Ha sido un maravilloso recorrido histórico pleno, instructivo y muy indianajonesco en lo aventurero y clásico donde me he encontrado casi de todo ¡hasta western! Y es que aquí, en esta historia lo real se mezcla con la ficción creando de forma poderosa una narración creíble e increíble a la vez. Palabrita que no os vais a aburrir con el que considero, ahora mismo, uno de mis tops de este año y que me dio a conocer la figura de una titana como Bessie Coleman.

Ficha técnica

Título originalBlack Squaw
AutoresYann Le Pennetier, Alain Henriet
EditorialNorma Editorial
Fecha de publicaciónJunio 2024

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *