Ultrasound

“Llamen a David Lynch”

¿Habéis oído hablar de la serendipia? Es un concepto que define un descubrimiento de gran valor que se encuentra sin pretenderlo, por casualidad. Hay cómics que llegan a ti casi por puro azar o por puro instinto. Una portada que te resalta en la estantería, la curiosidad por ver qué ofrece un cómic del que casi nadie ha hablado, la calidad de la edición, el apartado gráfico interior… En cuanto supe de éste Ultrasound con esa portada de colores tan vivos y esa cara formada por caras irremediablemente tuve que hacerme con él, sabiendo que era una jugada arriesgada, sin conocer nada ni del autor, ni de la obra, ni siquiera de la editorial (grave error por mi parte porque sus ediciones y catálogo son crema).

Estos experimentos de coger una lectura por una corazonada pueden salir muy mal, pero qué gratificante cuando te encuentras algo que no esperas (positivamente), algo que te vuela la cabeza y te deja reflexionando horas, incluso días. Ultrasound es el ejemplo perfecto de que no todo está contado aún en el medio, que aún se pueden seguir haciendo virguerías con el lenguaje narrativo del cómic, siendo original y llevando al lector por derroteros que nunca se habría imaginado.

Y yo me pregunto, ¿Por qué cómics como éste no llegan a ser tan reconocidos como merecen? ¿Es un problema de anestesiamiento de los lectores tras años y años de leer siempre las mismas historias? ¿La sobreoferta del mercado editorial que ahoga las estanterías, las tiendas y los bolsillos?

Desde hace un tiempo vengo notando cierta fatiga en las obras que leo, cada vez es más difícil encontrar algo original de verdad. Está claro que las editoriales están apostando más por la cantidad que por la calidad, y eso es un problema. Obras como ésta demuestran el camino que (en mi opinión) deben tomar los editores: elegir aquellos cómics que realmente aportan algo diferente. Y después de esta disertación que no importa a nadie…

Si tuviera que definir esta obra con una sola palabra sería desconcertante. Desconcertante porque no tiene en absoluto nada que ver el inicio de la historia con su desarrollo. Continuamente tienes la sensación, junto a los personajes, de estar viviendo en una paranoia laberíntica de la que es imposible salir. No entiendes nada, y al mismo tiempo no puedes parar de leer para averiguar en qué acaba todo. La manera que tiene el autor de jugar con las viñetas, el apartado gráfico, el lenguaje narrativo, la intriga… de verdad que hace absolutas brutalidades. Pocas veces he visto un tebeo que desafíe los límites del medio como en este caso.

Si que tengo que admitir que no es un cómic para todo el mundo, por el tipo de historia y por el apartado gráfico; no es un dibujo «bonito» tal y como se concibe dentro de los cánones habituales: es una mezcla de boceto, lápiz, carbón, diferentes estilos pictóricos… pero es el dibujo que necesita, la expresividad y el uso de diferentes colores en las viñetas para según qué situaciones te envuelve en esa atmósfera opresiva y desasosegante como pocas veces he visto.

Y si os dais cuenta, en toda esta parrafada no he dedicado ni una palabra a hablar de la historia en sí, porque considero que es de esas obras que cuánto menos sepas más efectiva es. Se que es difícil venderos un cómic sin hablaros del argumento, pero si os fijáis, aunque sea un poquito de mi criterio, hacedme caso. Es la obra más original que he leído en muuuucho tiempo. Y en cuanto a la edición, Libros Walden ha hecho un trabajo espectacular, es de los tomos más bonitos que tengo en mis estanterías.

Ficha técnica

Título originalUltrasound
AutoresConor Stechschulte
EditorialLibros Walden
Fecha de publicaciónJunio 2023

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *