Tenemos demonios

Dime dónde vas pobre diablo, dime si es que te han desheredado

Pocas veces, suelo mirar un cómic por algo más que su premisa argumental, pero cuando vi que Tenemos demonios volvía a juntar al equipo creativo detrás de una mis etapas favoritas de Batman, decidí darle un voto de confianza y adentrarme en esta obra sin saber casi nada de ella, más que una trama que a día de hoy está bastante gastada en el mundillo comiquero. Aun así, decidí tirarme a la piscina con este título para desafortunadamente, ver que apenas se cubría un palmo de la superficie del total de lo que estos dos autores son capaces de llenar con su talento. ¿Qué ha fallado en este título? ¿Merece aun así la pena? Pues esto es lo que voy a tratar de expresaros en esta reseña.

Comencemos por su historia, contándonos como Lam Cullen es una joven que fue adoptada por un predicador quien le enseño desde pequeña el gran conflicto de la humanidad entre el bien y el mal, asegurando como hombre de dios, que todos tenemos nuestros demonios. Lamentablemente, Lam acaba descubriendo tras el fallecimiento de su progenitor que este lo decía literalmente, averiguando que en realidad era un cazador de estas perversas criaturas que se ocultan entre ellos disfrazados como humanos. Es entonces cuando Gus, el antiguo compañero del padre de Lam aparece en escena para revelarle que ella debe ser la heredera de esta responsabilidad y culminar la tarea que este dejo sin acabar.

Con esta trama, no puedo decir que Scott Snyder haya arriesgado demasiado, aunque tampoco lo puedo acusar de nada, siendo esta una premisa que funciona siempre bien y especialmente en los mangas. El problema está, cuando la obra intenta ir más allá de este punto inicial, dando lugar a una narrativa donde constantemente el guionista empieza teniendo una idea y la desecha en páginas posteriores. Porque pasamos de una trama donde una joven intenta descubrir más allá del asesinato de su padre, a un mundo paranormal al que es introducida de manera bastante brusca, a una organización mata demonios donde hay un claro traidor (y que me hizo recordar horrores al videojuego Among us) y acabar en una resolución que ha día de hoy, sigo intentando entender. Es ese cambio de registro tan abrupto en cada una de las partes del cómic, lo que me hace sentir que la narrativa de este tomo haya sido muy pesada, especialmente para un guionista que intenta ser grandilocuente pero que, por desgracia, no sabe utilizar las herramientas correctas para conseguirlo.

Por la parte del dibujo, podría deciros que quizás este cómic se salvaría un poco, pero tristemente ni de lejos nos ofrece a un Greg Capullo en plenas facultades. No sabría deciros si es por culpa de la narrativa cambiante o por el enfoque que se le ha querido dar, pero teniendo un vasto y terrorífico imaginario como el demoniaco, el dibujante crea unos diseños que tienen dos grandes problemas: resultar un diseño genérico y que perfectamente podría incluirse en cualquiera de las múltiples entregas de Spawn en donde ha dibujado y no infundir ni un ápice de terror. De cualquier otro autor podría haberlo esperado, pero no del dibujante que me trajo una de las versiones más terroríficas de uno de los villanos más míticos de DC.

Precisamente esta atmosfera de terror, es algo que también echo de menos en el entintado de Jonathan Glapion y el color Dave McCaig. Con una temática así, se esperaba un juego de sombras bien definido para este relato que, a mi parecer, resulta demasiado luminoso para lo que trata. Algo que también, podemos notar en una elección de colores apagados que podría encajar en la década de los 2000 pero que ahora se siente anticuado o más bien, poco innovadores.

En conclusión, si Tenemos demonios hubiera sido un título que tuviera que adaptarse a la continuidad y estilo de un evento de Marvel y DC y, podría haber entendido las decisiones tomadas en este cómic. Pero cuando me juntas de nuevo a un equipo tan genial como este e inflas tanto las expectativas, dándoles plena libertad artística en una historia donde tienen pleno control, esperas que salga una auténtica barbaridad, no algo que desafortunadamente pasa sin pena ni gloria como un comic casual. Una pena la verdad, pero he de ser honesto deseando que quizás, alguno de nuestros lectores sepa encontrarle algo que yo no he conseguido ver por muchas veces que lean estas páginas.

Ficha técnica

Título originalWe have demons
AutoresScott SnyderGreg CapulloJonathan GlapionDave McCaig
EditorialNorma Editorial
Fecha de publicaciónAbril 2024

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *