La Carretera

¿Supervivencia o desesperación?

“Ya no recuerdo cuando, porqué, ni como se fue el mundo a la mierda. Llevo tanto tiempo en el infierno que es esta carretera que he enloquecido. Ni siquiera sé porque sigo viviendo aferrado a esta horrible vida de hambre, dolor y miedo. Solo sé que sigo andando, ya que en la carretera no debes permanecer mucho tiempo quieto o ellos te atraparan. Ya lo han hecho alguna vez y… hay peores cosas que la muerte. Aún así sigo, sin ninguna razón en concreto, sin poder acabar con mi vida y, por tanto, con toda esta pesadilla, rodeado de este aire irrespirable que destroza mis pulmones, estas aguas infectadas de las que no podemos ni beber, y todo este paisaje desolador fiel reflejo de en que se ha convertido la humanidad. Este estúpido sentido de la supervivencia me hace aferrarme a una vida sin sentido, sin esperanza.

Pero hoy ocurrió algo diferente. En el camino me cruce con un padre y su hijo pequeño. Enseguida me tiré al suelo pensando que serían la gente mala de la carretera. Allí temblando, presencie como ese niño convencía a su padre de que me dieran algo de comer. No recuerdo cuando fue la última vez que vi un gesto de misericordia así. Creedme cuando os digo que, si hubiera sido al revés, ni siquiera viendo a ese niño agonizando, nunca hubiera dado nada de mi comida. Cuando has pasado tanta hambre no existe espacio para las buenas acciones. Sin embargo, ese sentimiento de alguna forma seguía vivo en ese chaval. La carretera no lo había quebrado del todo.

Pasé la noche con ellos y al día siguiente nuestros caminos se separaron. Tal vez penséis que me fui de ese encuentro cargado de esperanza por ver a un niño que aun se mantenía inocente. Para nada, todo lo contrario. Sentí mucha lastima por aquel padre del que apenas os he hablado. Veréis, yo ya he perdido toda esperanza, se que tarde o temprano mi carretera llegará a su fin, sencillamente sigo andando por pura inercia.  Sin embargo, ese desgraciado debe vivir con la carga de haber traído a este puto mundo de mierda a un hijo que sigue pensando que existen los buenos y los malos en un mundo agonizando. No se me ocurre un destino más cruel y un peso más amargo para el alma de alguien.”

Hasta aquí este pequeño texto que os he traído para meteros un poquito en el ambiente que, La Carretera, os va a traer al leerlo. A veces hay cómics que necesitan de su propia ambientación para transmitir realmente lo que es su lectura. Manu Larcenet, autor que para mí es un genio, en esta ocasión ha cogido esta novela de Cormac McCarthy para traérnosla de forma magistral al noveno arte. ¡¡¡Y menuda forma de hacerlo!!! El autor a través de su dibujo oscuro y desolador, nos destroza en cada viñeta arrastrándonos de la mano, como el propio protagonista a su hijo, por este mundo apocalíptico en el que no queda hueco para la esperanza, sólo la pura supervivencia a cada segundo de sus vidas.

El tomo refleja de forma excelente lo que las viñetas de un cómic pueden llegar a hacer, consiguiendo que sintamos el hambre que pasan los protagonistas, el terror de ser perseguidos por bandas de caníbales, la desolación de no saber a donde ir y si merece la pena seguir. Para ello nos pone en la piel de un padre que hace lo imposible por mantener vivo a su hijo siguiendo este camino en la carretera. A la vez nos muestra la lucha interna de ambos, el padre por intentar salvar a su pequeño debatiendo consigo mismo sobre si merece la pena continuar, y el niño intentando entender un mundo cruel y desolador que se escapa a su comprensión, albergando una cruel esperanza que no tiene cabida allí.

Esta historia que también fue adaptada a la gran pantalla, con el actor Vigo Mortensen haciendo el papel del padre, es realmente una obra de arte que debe contarse. Eso sí, vigilad en que momento de vuestras vidas os encontráis para leérosla, ya que es tan devastadora que os puede hacer más daño que bien. En concreto os diré que más aun en esta adaptación al cómic, porque para mí el dibujo de este autor ha llegado a cuotas de nivel increíbles que hacen que cada viñeta entre dentro de ti y se queden grabadas en tu retina. Así que os recomiendo ser fuertes y seguir el camino de la carretera, pero siempre con la esperanza de que al acabar saldréis de allí para continuar con vuestras vidas geniales que valoraréis mucho más tras este viaje.

Ficha técnica

Título originalLa route
AutoresManu Larcenet 
EditorialNorma Editorial
Fecha de publicaciónAbril 2024

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *