Donde vi el cadáver

¿Un thriller… u otra cosa?

Es común en las historias ambientadas en EEUU ver esos barrios idílicos de casas enormes con jardines cuidados en los que la gente vive casi ajenos a cualquier evento que pueda alterar su rutinario día a día. Forma parte de ese sueño americano en el que las personas buscan una vida de calidad, pero también aislada, en la que no ser molestada en la comodidad de su hogar. Esas calles anchas llenas de vecinos en las que todos saben quiénes son quien, pero… ¿realmente se conocen entre ellos? Cada vecino puede tener un punto de vista diferente de cómo es una persona o de algo que ha ocurrido en su misma calle, sólo movido por los prejuicios o por una visión sesgada de lo vivido. ¿Qué ocurre si en un lugar como este que os he descrito, se introduce un factor inesperado como la aparición de un cadáver en mitad de la calle?

Es en este escenario sobre el que trabajan, en esta ocasión, nuestro dúo favorito del cómic, formado por el increíble Ed Brubaker, genio del thriller, y el siempre fantástico Sean Phillips que se supera en cada obra que hace. Pero este dúo lleva tiempo casi siendo un trío, ya que les suele estar acompañando al color el hijo del dibujante, Jacob Phillips, que no podría adaptarse mejor al trabajo de ambos compañeros. Con este equipo creativo a la cabeza es imposible no encontrarse con una novela gráfica que te absorbe y te hace disfrutar como nada. Para ello, disponen en una sola calle de un barrio, como el que os he descrito antes, a 9 personajes muy diferentes entre sí.  Tenemos a Palmer, un rudo policía que impone a todo aquel con el que se encuentra y el cual vive una aventura con la vecina llamada Toni, quien a su vez está casada con el Dr. Ted, que es psicólogo. También está la señora Wilson, típica cotilla que vigila a todo el mundo y se sabe todos los cotilleos. Encontramos al detective privado Jack Foster que anda casa por casa preguntando por una joven muchacha a la que buscan sus padres desde hace tiempo. Además, por la calle rueda a menudo Lila Nguyen, siempre montada en sus patines y vestida de superheroína, velando por la seguridad de todos los residentes y cuyo mejor amigo es un vagabundo que vive por las calles llamado Ranko, antiguo veterano de la guerra. Por último, os dejo a dos jóvenes delincuentes, Karina, típica chica que siempre elige a los peores novios y va por el mal camino, y su amigo Tommy, enamorado de ella desde hace mucho tiempo y quien le saca las castañas del fuego constantemente.

Con todas las piezas puestas en el tablero, Ed Brubaker comienza a jugar con nosotros. Primero hace que uno de estos personajes aparezca muerto, consiguiendo en nosotros ese efecto de “Cluedo”, queriendo adivinar a través de nuestra astucia quien asesino y porque a esa persona. Sin embargo, este suceso es sólo una excusa que usaran los autores para meternos de lleno en cada uno de los demás personajes, su forma de ser, sus secretos y sus anhelos, de tal forma que conoceremos a todos más afondo y veremos cómo sus vidas se entrelazan de formas diferentes. Así es como ocurre esta jugada maestra en la que el elemento que arranca la historia y que parecía que sería la clave de todo era sólo una distracción para contarnos algo más allá de un mero asesinato. Si habéis leído la obra anterior de estos mismos artistas llamada Mis héroes siempre han sido Yonkis, sabréis que es una historia de amor que acaba siendo un thriller de primera. En este caso el guionista hace la jugada inversa convirtiendo un thriller en una historia de amor muy dura y real.

Hasta aquí os puedo contar, ya que lo demás deberéis descubrirlo vosotros adentrándoos en esa calle estadounidense de los años 80, en la que cada uno de sus vecinos tiene mucho que ocultar y también que decir. Pero ya sabéis, nada es lo que parece. Lo único que siempre es igual son las pedazo de obras que siempre nos traen estos autores.

Ficha técnica

Título originalWhere the body was
AutoresEd BrubakerSean Phillips , Jacob Phillips
EditorialNorma Editorial
Fecha de publicaciónMayo 2024

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *