Terapia de grupo

El humor como medicina

A priori, la creatividad en una persona puede parecer algo envidiable que todos quisiéramos tener, pero también es un arma de doble filo que en el momento menos inesperado puede hacernos caer. Los artistas viven de sus ideas, y casi como una droga, se alimentan de estas para llenar su cuerpo de dopamina y serotonina. Es el sustento de su felicidad, lo que les llena y les da identidad. Su medicina. Normalmente, una persona con estas capacidades llega al mundo con millones de ideas que como el champan desea descorchar y que salgan disparadas al universo, dando rienda suelta a todo lo que llevan dentro. Sin embargo, ¿qué ocurre cuando esta botella se vacía? El bloqueo creativo es una lacra para una mente inquieta que necesita de sus creaciones para sentirse realizado y, más aún si ya posees una fama que suma la presión de tus seguidores a la tuya propia. Poneos en la situación. Va pasando el tiempo y nada nuevo surge de esa cabeza que antes estaba llena de ideas geniales que fluían sin parar, y ahora sólo salen mediocridades que no llevan a ninguna parte, mientras la gente te pide que saques algo ya, se preguntan dónde estás, que fue de ese artista tan genial que idolatraban. Todo esto puede llegar a llevarnos a la depresión o hasta a volvernos locos.

Así es como el brillante Manu Larcenet se reinventa en esta obra que os traigo. A pesar de que el tema que trata pueda parecer duro y desesperante, sumado a que el autor nos ha tenido acostumbrados a novelas gráficas profundas, en esta ocasión, usa el humor como Terapia de grupo, precisamente hacia todos los lectores que nos acerquemos a este cómic, para tratar todo ello de forma más liviana y hacer ver que en esta vida hay que saber darle la vuelta a todo. No sé hasta qué punto esta narración es la propia vida de Manu Larcenet, ya que él mismo es el protagonista de la historia, pero no me extrañaría que fuera su propia experiencia vivida en alguna crisis de creatividad que le llevara a pasar por una gran depresión, todo ello contado desde un prisma más desternillante y exagerado.

Nuestro protagonista y escritor abordará su caída en desgracia, riéndose casi de sí mismo constantemente, mostrándonos como se zambulle casi en la locura absoluta a través de sus creaciones de cómics absurdos, con ideas que no llevan a ninguna parte. Lo increíble será ver como sus ideas desechadas por separado, que parecen malísimas, hiladas y mostradas en conjunto forman algo maravillosamente original y se convierten en una dulce locura que nos dejará con la boca abierta. Veremos como Manu Larcenet es capaz de dibujar de mil formas diferentes y de crear cosas inimaginables que ha ninguno se nos pasarían nunca por la cabeza, todo ello zurcido con un humor genial, a la vez que da rienda suelta a la crítica del mundo del cómic. El apartado gráfico es algo que os hará estallar la cabeza, os hará dirigiros directamente a un centro de salud mental para intentar entender que acabáis de ver.

En un centro de salud mental es precisamente dónde acabará en esta historia nuestro querido autor y en dónde sus ideas creativas darán bandazos, llevado por los antidepresivos que toma sin parar y que le llevarán por el camino de analizar a todos los artistas de la historia, desde los primeros neandertales que dibujaban en las cuevas, hasta los pintores más famosos de todos los tiempos, con los que mantendrá conversaciones desternillantes sin parar. Además, tendrá que lidiar también con su mujer e hijos que no entienden su estado, o que más bien están cansados de sus crisis continuas de ideas. Si os disponéis a leer este tomo integral, agarraros bien porque os espera un viaje psicodélico, donde conoceréis personajes como Albatrozman o viviréis peleas a muerte entre Manu Larcenet y su hijo, pero al más puro estilo de manga de peleas.

No esperéis encontraros con un Blast, un El informe de Brodeck o Los combates cotidianos. Esto es otra cosa muy distinta, pero también genial. Aunque como crítica diré que este integral está formado por tres partes, y reconozco que la primera fue la que me hizo reírme sin parar, a diferencia de los libros dos y tres que me parecieron un poco más flojos. Aun así, si amáis a este autor y su capacidad de sorprender en cada una de sus obras, os invito a acercaros a nuestra terapia grupal. Aquí os esperamos con muchos Valiums pero, sobre todo, con un montón de risas aseguradas.

Ficha técnica

Título originalThérapie de groupe
AutoresManu Larcenet
EditorialNorma Editorial
Fecha de publicaciónMarzo 2024

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *